Las excursiones y paseos por las montañas son muy interesantes, pues nos ponen en contacto con la naturaleza y sus elementos en estado puro, pero es necesario tomar ciertas medidas de precaución para evitar accidentes y lesiones.

Es importante tener un buen estado físico y de salud, pues son actividades que requieren de esfuerzos físicos significativos para poder escalar las montañas empinadas, cruzar por senderos estrechos, escalar de ser necesario y realizar otras actividades. Si no se tiene un buen estado de salud, se corre el peligro de sufrir fatigas, resbalar, caerse, lo que puede terminar en accidentes dolorosos.

Además de las condiciones físicas, es importante utilizar todo el equipamiento de seguridad necesario, del cual forman parte los cascos para evitar golpes en la cabeza, las rodilleras para proteger las articulaciones, sombreros, gafas, zapatillas especiales para evitar caídas, un bastón para utilizar en las largas caminatas y muchos otros que nos pueden proteger en caso de accidentes, o pueden evitarlos.

El montañismo puede ser a través de bicicletas, en cuyos casos los riesgos son ligeramente mayores. Se debe utilizar igualmente cascos y rodilleras como protección en caso de caídas, y se debe tener un buen manejo y control de la bicicleta. Asimismo se debe revisar el buen estado de la bicicleta, pues en caso de no estarlo, podría conducir a accidentes mientras se monta durante el paseo. Es importante conocer los límites que poseen las bicicletas de montañas, y utilizarlas debidamente para el fin para el cual son fabricadas.

Los riesgos que se asumen al hacer montañismo son compensados con la calidad de los paisajes, pues en la mayoría de los casos, si se tienen en cuenta todos los parámetros de seguridad, es poco probable correr riesgos, y siempre el objetivo de disfrutar al máximo el deslumbrante esplendor de la naturaleza se verá ampliamente cumplido.