El montañismo es una actividad deportiva que es practicada por la humanidad desde hace muchos años y que trata básicamente de subir y bajar una montaña a través de la utilización de diferentes técnicas y con la ayuda o no de diversos equipos, dependiendo de las características del lugar. Recordando a los héroes indepentistas los montañistas de hoy siguen su travesía pero en mejores condiciones y con diferentes objetivos.

Esta actividad deportiva ofrece a quienes lo practican la oportunidad no solo de realizar ejercicio para una mejor salud física, sino que también ofrece la posibilidad de un encuentro cercano con la naturaleza. Los hermosos paisajes y las vistas espectaculares que permite esta actividad da cuenta de ello.

Más que un deporte

Para quienes se inician esta actividad y se adentran en él, el conocer el mundo desde las alturas y contar con un lenguaje común con la naturaleza se convierte en su forma de vida. Estos deportistas comienzan a descubrir secretos de la naturaleza que los lleva a considerar imprescindible su contacto directo con ella. Por ello, más que considerarlo un deporte lo llegan a considerar una forma de vida.

Modalidades del excursionismo de montaña o montañismo

Aun cuando a los lectores que no conocen el detalle de esta actividad, la primera imagen que les viene a la mente al leer “montañismo” es una montaña de gran altura o llena de nieve, la verdad es que existe una docena de modalidades de esta actividad que se pasea tanto por las características del lugar como las reglas impuestas por el hombre para culminar felizmente el reto de llegar a la meta.

Alta montaña

En el caso específico de excursionismo de alta montaña como su nombre lo indica, (también llamado Alpinismo o Andinismo según sea donde se practica) se refiere al practicado en montañas elevadas que de manera adicional cuentan con características geográficas determinadas como hielo, nieve o condiciones climatológicas que puedan afectar las condiciones físicas del practicante.