Uno de los mayores retos para los escaladores que han iniciado su carrera con montañas locales, es llegar al “cielo de la Tierra”, a la cima del mundo, es decir, escalar el Monte Everest, nombre con el cual se conoce mayormente en la parte occidental del planeta a la montaña más elevada de la Tierra, ya que en Nepal se le conoce como Sagarmāthā, en el Tibet como Chomolungma y en China como Zhūmùlǎngmǎ Fēng.

Así como sucede con gran parte de la historia escrita occidental, en la cual no hay reconocimiento por la cultura local de países diferentes, cuando George Everest, quien era originario del Reino Unido, comenzó a escribir sobre la geografía de la India, bautizó esta montaña local con su apellido pasando por encima de los nombres que los locales tenían y popularizando así el nuevo nombre entre los países occidentales.

El Monte Everest no es el de mayor altura

Suele decirse que el Monte Everest es el de mayor altura, confundiendo de esta manera la montaña de mayor altura, con la montaña de mayor elevación sobre el nivel del mar. En cuanto a lo primero, el Monte Everest es superado por la montaña Mauna Kea, que es de origen volcánico y se encuentra en el mar. Sin embargo, al hablar de mayor elevación por sobre el nivel del mar, el Monte Everest sí es el ganador, ya que parte de Mauna Kea se encuentra por debajo del mar.

Ubicación del Monte Everest

La montaña donde se ubica el Monte Everest forma parte de la cordillera del Himalaya, ubicada en Asia y atravesando los países de Nepal, India y China y su altura máxima alcanza los 8.850 metros sobre el nivel del mar, lo que hace que en la cima la falta de oxígeno sea uno de los obstáculos que deban superar los escaladores y los fuertes vientos gélidos sea parte de los que deban aguantar.